La ciencia de los atascos

Tras padecer muchos atascos, como todo el mundo, y reflexionar sobre los motivos que los ocasionan, he llegado a varias conclusiones –muchas de las cuales, según he visto después, avaladas por datos científicos-.

  1. Mejor si no hay camiones (como los domingos y festivos por zonas). Los camiones en sí no son malos hasta que:
    • Se adelantan unos a otros, obligando a reducir la velocidad drásticamente a los conductores que van detrás. Esto produce un efecto acordeón y, probablemente, y según el estilo de conducción de cada cual, en algún punto se produce un frenazo brusco y cada cual en la fila termina frenando un poco más hasta que se puede llegar a parar, frenando todo el tráfico.
    • Los conductores detrás de los camiones se ponen nerviosos al verse con una pared delante (el camión) y una pared lateral (la fila de coches queriendo adelantar al camión), luego la tendencia de los conductores de la fila del camión es a salir de la misma, obligando a frenar a los conductores de la fila sin camión –que suelen ir muy juntos-, lo que nos lleva al mismo punto explicado anteriormente.
  2. Los estilos de conducción agresivos.
    • El que no conduce a una velocidad regular, sino que mete acelerones y luego frena, lleva a situaciones en las que si hay muchos coches detrás se llega al punto de parada por uno de ellos –cada cual frena un poco más que el anterior al advertir la situación de peligro-, estado que se prolonga por el resto de coches que le suceden y llevando de nuevo a situaciones de acelerón y parada.
    • Adelantamientos bruscos, cambios de carril haciendo frenar al que venía por dicho carril, etc. son la fórmula para el desastre.
    • En situaciones de mucho tráfico, estos estilos de conducción se contagian y acaban originando los parones, e incluso accidentes, que estamos acostumbrados a ver.
  3. No dejar suficiente distancia con el coche que va delante.
    • Esto hace que ante situación de alerta –frenazo del coche que va delante- nuestra tendencia sea a pisar el freno con “patadón”, de modo que se provocan parones del tráfico que nos sigue y se da pie a posibles accidentes en cadena.
  4. No circular por el carril de la derecha.
    • Esto lleva a que algunos conductores adopten una postura de conducción agresiva, acelerando y frenando constantemente cuando se encuentran un coche más lento que ellos por el carril de la izquierda. Si muchos conductores usan el carril de la izquierda de modo constante, se vuelve un carril peligroso porque no permiten adelantar con tranquilidad a los que van por la derecha, provocan situaciones de peligro –frenazos y acelerones- y no dejan suficiente espacio con el coche de delante por ir “presionándole”.
  5. Radares.
    • Parece mentira, pero cuando y donde hay un radar fijo, el conductor tiende a frenar –venía rápido, frena en radar, vuelve a acelerar-, provocando el efecto acordeón anteriormente mencionado, cuyo efecto se amplía cuando alguien frena bruscamente al ir ligeramente distraído.
  6. No circular a una velocidad constante.
    • Si alguna vez os han abierto un carril auxiliar en sentido contrario, habréis comprobado que yendo en fila india a una velocidad constante hay menos problemas. El conductor que va en cabeza marcará la velocidad de los siguientes conductores, ya que no cuenta con la problemática de adelantamientos, cambios de carril, ni similares. Esto provoca una conducción más fluida para el resto de los conductores (esto es así independientemente de la velocidad a la que se circule, siempre y cuando el conductor se sienta cómodo a dicha velocidad – y nadie le pare, claro :-)).

En conclusión, el cúmulo de factores ideal para salir de viaje y evitar los atascos en la medida de lo posible –incluso en operación salida de vacaciones-, es un día en el que no circulen camiones, en el que la mayoría de los conductores circulen por la derecha de un modo constante (sin conducción agresiva), no haya que preocuparse por los radares o se disminuya la velocidad paulatinamente y con tiempo antes de llegar a los mismos, y se dejen amplias distancias con los conductores que van delante.

Espero que desde la DGT expliquen en adelante un poco más estos y otros motivos que llevan a producirse los atascos, y no se queden en meras estadísticas de mejores y peores horas y días para salir. Llegando a profundizar un poco más y explicándolo para todos será posible conseguir que los conductores comprendan qué cosas funcionan y cuáles no, porqué se hacen y cómo ser mejor conductor (para sacarse el examen de conducir no se entra en muchos de estos detalles) y contribuir a que los demás también lo sean.

Enlaces:

DGT – recomendaciones de tráfico

BOE – medidas especiales 2016 regulación de tráfico

DGT – restricciones de tráfico para vehículos pesados

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *